cabecera
menu
Jueves, 24 de Agosto de 2017
Inicio Qué es el Foro Atención al Público Contacto Enlaces Inicio inicio qué es el foro? Atención al Público Contacto Enlaces
Atrás

Tribunales franquistas



El Supremo no revisará la condena a muerte de dos anarquistas ejecutados durante el franquismo

César Calvar/ Colpisa | 13 dic 06

-Ve insuficiente la confesión pública, años después, de los supuestos responsables del crimen por el que fueron ajusticiados Francisco Granado y Joaquín Delgado.

-Dos de los cinco magistrados que integran la Sala de lo Militar discrepan de la decisión.

El Tribunal Supremo denegó este miércoles a las familias de Francisco Granado y Joaquín Delgado, dos anarquistas acusados de terrorismo y ejecutados en el franquismo, la autorización legal necesaria para revisar y, si procediese, anular la sentencia que les condenó a morir a garrote vil. Un consejo de guerra culpó en 1963 a Granado y Delgado, miembros de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias, de la colocación de dos bombas en la Dirección General de Seguridad y la Delegación de Sindicatos, que provocaron heridos leves.
En 1996, cuando los delitos ya habían prescrito, otras dos personas aseguraron ante notario y en televisión ser los verdaderos autores de aquellos atentados. Pero tres de los cinco miembros de la Sala Quinta o de lo Militar del Supremo creen insuficiente ese dato para autorizarles a solicitar de manera formarl la revisión del proceso, tal y como prevé el artículo 957 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.
La madre de Granado y el padre de Delgado pusieron en marcha el mecanismo de revisión judicial para rehabilitar la memoria de sus hijos hace una década. Sus esperanzas crecieron tras la declaración por parte del Gobierno de 2006 como año de la Memoria Histórica, decisión que despertó entre miles de personas que padecieron la represión de la dictadura y sus allegados el ansia de ver restituida su dignidad, aunque sea sólo a título póstumo.
El Supremo ya había rechazado hace siete años revisar la aplicación de la pena capital a Granado y Delgado, pedida por las familias después de que dos personas, Antonio Martín Bellido y Sergio Hernández, declarasen primero ante notario y luego en un programa de la televisión franco-alemana Arte haber perpetrado los ataques. El recurso de revisión es muy restrictivo y requiere para su admisión el hallazgo de nuevas pruebas. A la vista del fallo del Supremo conocido hoy –el tribunal dará a conocer en los próximos días los argumentos que lo sustentan- esta confesión no basta para reabrir el caso.
Ya en 1999 el alto tribunal consideró estas nuevas pruebas “escasas y débiles, ya que por su carácter testifical, momento en que se proponen y practican y por la carencia de otros medios objetivos que les sirvan de suficiente apoyatura, no pueden considerarse indubitados”. Los jueces apreciaron entonces contradicciones en la declaración de uno de los autoinculpados. La excepcionalidad de estos recursos, insistió aquella resolución, requiere evidencias que hagan “patente y manifiesto” el error de la anterior condena, sin que haya lugar a “incertidumbre” de ningún tipo.

Votos en contra

El Tribunal Constitucional revocó esa decisión en 2004 y ordenó al Supremo practicar de nuevo las pruebas pedidas por las familias de las víctimas. Dos años después, la Sala de lo Militar ha llegado de nuevo a la conclusión de que no procede, aunque con el voto en contra de José Luis Calvo Cabello y Ángel Juanes Peces, dos magistrados con amplia experiencia y larga trayectoria en los sectores más progresistas de la judicatura.
En octubre pasado, el Supremo decidió aplazar, para interrogar a más personas, su pronunciamiento por un caso similar, en este caso la petición de permiso para revisar la condena a muerte de Salvador Puig Antich. Condenado a muerte el 8 de febrero de 1974 por el asesinato de un policía, fue ejecutado un mes después, también a garrote vil. En 1994 sus hermanas pidieron por primera vez al Supremo que revisara el caso, a lo que el alto tribunal se negó.
La Sala de lo Militar autorizó, el pasado mes de octubre, la revisión de la condena a muerte del que fue director de Radio Málaga en 1936, Ricardo Puente. Fue ejecutado por “la propaganda antes y después del Movimiento” que realizó a través de su emisora y por provocar “interferencias” el 18 de julio para evitar que se pudiera oír la señal de varias emisoras del norte de África “adictas al Movimiento Nacional”.



Foro por la Memoria / asociacion.foroporlamemoria@yahoo.es / www.foroporlamemoria.es
© Todos los derechos reservados. 2006 - Foro por la Memoria
Resolución mínima recomendada de 800x600 px.