cabecera
menu
Sábado, 25 de Marzo de 2017
Inicio Qué es el Foro Atención al Público Contacto Enlaces Inicio inicio qué es el foro? Atención al Público Contacto Enlaces
Atrás

Una leyenda con historia: entrevista con el comunista Casimiro Bayón, uno de sus protagonistas



Se cumple medio siglo de la huelga en el pozo minero La Camocha

Secretaría de Comunicación del PCE/La Nueva España | 28 feb 07

Se cumple medio siglo de la huelga de 9 días en el pozo gijonés que desafió al franquismo, considerada el mito fundacional del sindicato Comisiones Obreras.

En enero de 1957 un falangista conocido, un comunista clandestino, un militante católico, un socialista de corazón y un minero sin ideología declarada plantaron durante nueve días cara a la dictadura franquista. Su acción, con el respaldo de casi 1.500 trabajadores de La Camocha, dio origen a un mito: la mina gijonesa fue la cuna de Comisiones Obreras.
De aquel conflicto se acaban de cumplir 50 años. En estas cinco décadas la leyenda creció alimentada por la literatura de la resistencia. Protagonistas y estudiosos coinciden en calificar aquellos hechos de «mito fundacional» del sindicato. Pero también comparten que aquella leyenda tiene su historia. Y muchos nombres propios.

Casimiro Bayón González es uno de ellos. Nacido en 1925 en La Foyaca (Langreo), se trasladó, como tantos otros mineros de las Cuencas, a trabajar a La Camocha, emergente explotación hullera de la posguerra. Era trabajador, considerado como buen compañero y con dotes de liderazgo. Además, desde 1950 era militante comunista.

En 1956, el PCE le responsabilizó de canalizar la lucha antifranquista en La Camocha. Y en enero de 1957 se presentó la ocasión. «Yo era activo, no estaba fichado y se daban las condiciones necesarias para dar un paso al frente», recuerda Casimiro Bayón en conversación telefónica desde su casa en Campello (Alicante), donde reside desde 1984.

La posguerra asturiana había sido especialmente cruel y larga. La dura epresión y los «fugaos» en el monte retrasaron la articulación de una oposición sindical y política que plantase cara al franquismo. Antes de 1957, ya se habían generado conflictos laborales, con huelgas de brazos caídos y con algún resultado exitoso.

Pero en La Camocha de enero de 1957 se daban las condiciones necesarias para articular una respuesta más sólida. Las demandas de los silicóticos, las quejas por el trabajo en las galerías anegadas por el agua y el desacuerdo con el precio de los destajos desencadenó el pulso con la dirección de Solvay, propietaria de la explotación gijonesa.

Los mineros, sus familias y los habitantes de la parroquia gijonesa de Vega, asentados en un hábitat social con sólidos mecanismos de solidaridad, hicieron el resto al respaldar las demandas laborales.

La dirección del PCE apostó por la creación de comisiones de trabajadores como mecanismos de interlocución en los conflictos laborales, que orillasen al sindicalismo vertical franquista. Era su estrategia. Los precedentes de Jerez, Vizcaya y Asturias respaldaban esta fórmula.

Y ahí es donde Casimiro Bayón toma las riendas. En enero de 1957 se crea la comisión de La Camocha para negociar las demandas de los mineros, en la que se integran trabajadores de prestigio. Es decir, honrados, cumplidores en el tajo y con capacidad de mando. Bayón compartió ese liderazgo con Gerardo Tenreiro, un falangista gallego que combatió con la División Azul, y con Pedro Galache, un minero sin adscripción ideológica conocida, «pero buen orador y mejor persona», recuerda Bayón. Los historiadores sitúan también a otros dos trabajadores como integrantes de esta comisión. Se trata de un miembro de las Juventudes Obreras Católicas (JOC) identificado como Francisco «El Quicu» y otro joven minero, del que se desconoce su identidad, y considerado un socialista sin carné. «Nos tenían como gente formal, seria y trabajadora, con prestigio», puntualiza Bayón, «Tenreiro era más voceras,pero daba la cara; Galache, un hombre sensato, con formación y con muchísimo prestigio». Aquella «comisión obrera» negoció durante nueve días las mejoras laborales te representantes de la empresa y del Gobierno civil. «Trataron de romper la huelga, diciendo que era política, cosa de los comunistas, pero la gente no se echó para atrás y todos aguantamos», rememora Bayón.

Al que menos gustaron aquellas acusaciones de comunista fueron al divisionario Gerardo Tenreiro. Ante los directivos de La Camocha y los representantes del Gobierno, el falangista gallego se desabrochó la camisa y mostró las heridas de guerra. «Y les espetó que cómo le podían acusar de comunista a él que había ido a luchar con los nazis en la ofensiva contra la Unión Soviética», recuerda Casimiro Bayón.

Aquella escena protagonizada por el falangista Tenreiro fue un salvoconducto para el movimiento huelguista de La Camocha. En conflictos posteriores, como las huelgas de 1962, la presencia de personas vinculadas al franquismo y militantes cristianos en las comisiones de obreros fue un blindaje de cara a la interlocución con empresarios y autoridades de la dictadura.

La huelga fue un éxito y eso abrió las puertas al mito. Tras nueve días de paro, las demandas fueron atendidas. ¿Por qué cedieron? «Porque temían que se encendiese la chispa y hubiese más conflictos, pero en otras circunstancias no hubiesen cedido», argumenta Casimiro Bayón.

Los principales estudiosos del movimiento obrero asturiano identifican otros factores que contribuyeron al triunfo del conflicto de La Camocha: una cultura de resistencia, una nueva generación de mineros jóvenes que se incorporan a la lucha antifranquista (unos de izquierdas, otros de organizaciones católicas), una actitud «flexible» de la empresa ante el diálogo, la presencia de directivos y técnicos (el ingeniero jefe Jesús Rivas Batalla o el jefe de personal Laudelino Salgado) que abrieron las puertas a trabajadores fichados por su militancia política o sindical, y la existencia de fuertes lazos sociales en la parroquia de Vega, que incluso se extendía a los guardias civiles y sus familias.

Rubén Vega, uno de los historiadores que con más detalle ha estudiado el movimiento obrero asturiano, considera que «tiene un cierto sentido que se haya escogido La Camocha como el mito fundacional de Comisiones Obreras, pero sus promotores nunca hubieran pensado ni en el mayor de sus delirios que hubiesen fundado un sindicato».

«En La Camocha se venció al miedo y vimos que se podía plantar cara a la dictadura» Entrevista a Casimiro Bayón, militante del PCE

Casimiro Bayón resta relevancia a su rotagonismo personal en la comisión de La Camocha y la cede toda «al Partido», como denomina al PCE. «Teníamos experiencias previas, pero en La Camocha la estrategia del Partido funcionó a la perfección e inauguró un modelo clave para articular una oposición sindical a la dictadura, se convirtió en un referente para el movimiento obrero».

El veterano militante facilita las claves del éxito del conflicto del pozo gijonés: «Aceptaron la comisión, las reivindicaciones y no hubo detenciones, se terminó con la apatía que existía frente al régimen, se venció al miedo y vimos que se podía plantar cara a la dictadura».

Y tuvo consecuencias directas en la representación de los mineros del pozo gijonés. El falangista Antonio Pastrana, enlace sindical (denominación franquista de los representantes laborales), fue destituido y relevado por el comunista Casimiro Bayón, que se hace con la presidencia de la Junta Sindical del Combustible.

Aquí se produce un cambio. Hasta la fecha, los sindicatos UGT y CNT habían optado por el boicot a las elecciones controladas por el sindicalismo vertical. Después de La Camocha, la apuesta fue el entrismo en la organización sindical, aprovechar la legalidad. «Hasta ese momento, y más a los mineros, no nos entraba en la cabeza participar en el sindicalismo franquista», puntualiza Casimiro Bayón, «después todo cambió y se convirtió en una estrategia de lucha».

La oposición a concurrir en las elecciones sindicales del franquismo fue una seña de identidad de la UGT y la CNT, mientras que los sindicalistas comunistas y católicos realizaron una firme apuesta por esta fórmula e impulsó el nacimiento de nuevas centrales, caso de CC OO y USO.

El mito de La Camocha fue sólidamente alimentado por la cúpula del PCE. Santiago Carrillo y Víctor Claudín, dos de las principales figuras del comunismo español en el exilio, citaron en París a Bayón para que les relatara su experiencia. «Me preguntaban lo de la presencia de falangistas en las comisiones y vieron que era una fórmula acertada para evitar represalias y alcanzar los objetivos de los trabajadores».

La mecha de La Camocha rápidamente se prendió en otros pozos de las Cuencas y en las fábricas de las zonas industriales. Se sucedieron los conflictos sindicales en un momento en el que el dictador optó por relevar a algunas «camisas viejas» (en 1957 se produce la salida del Gobierno de José Antonio Girón) e incorporó a los tecnócratas vinculados al Opus Dei, que prepararon el plan de estabilización de 1959 para enterrar la autarquía.

Pero a la vez, el franquismo endureció su respuesta. Casimiro Bayón fue detenido y despedido al desatarse otro conflicto en la Camocha en 1958. De nada le sirvieron las credenciales de enlace sindical. En aquella nueva comisión obrera ya figuraban otros militantes comunistas o socialistas, como Marcelo García, presidente del PSOE gijonés. Todos fueron duramente represaliados. Después vino el estallido de 1962, «la huelgona», una de las mayores respuestas de los trabajadores al franquismo, la consolidación del nuevo movimiento sindical, fruto de La Camocha, una leyenda con mucha historia.




Foro por la Memoria / asociacion.foroporlamemoria@yahoo.es / www.foroporlamemoria.es
© Todos los derechos reservados. 2006 - Foro por la Memoria
Resolución mínima recomendada de 800x600 px.