cabecera
menu
Jueves, 23 de Marzo de 2017
Inicio Qué es el Foro Atención al Público Contacto Enlaces Inicio inicio qué es el foro? Atención al Público Contacto Enlaces
Atrás

Cartas



En memoria de los últimos defensores de Madrid en la guerra, fusilados por Franco

Remedios Sánchez Vázquez |


Buscamos a sus familiares.

Leer más:

Ésta es la carta que ha dirigido a la Comisión Interministerial una hermana de uno de los fusilados:

Excma. Sra. Ministra y Vicepresidenta del Gobierno:

En el Cementerio del Este de Madrid, cuartel 93, hay dos tumbas colectivas, 45E y 45F, Y sendas lápidas, cada una con seis nombres y una fecha debajo, la misma en las dos: el 3 de Julio de 1941. AIIí están enterrados mi hermano mayor, Pedro Sánchez Vázquez, y otros once comunistas, compañeros y amigos suyos. Ese día fueron fusilados por el régimen de Franco, después de haber sido condenados por un consejo de guerra en el "juicio" conocido entonces en Madrid como el del "expediente de la Junta de Casado". La mayoría de estas personas eran mandos y comisarios de una división del Ejército republicano del Centro en los últimos meses de la guerra civil. Todos eran chicos jóvenes. Creo que el mayor era el comandante de la división, Guillermo Ascanio; mi hermano, comandante de brigada, tenía 26 años en 1939. Entre ellos había muy conocidos dirigentes comunistas y de las Juventudes Socialistas Unificadas, como Domingo Girón y Eugenio Mesón.

Este caso trasciende lo personal y familiar y precisa, para ser comprendido, de una incursión histórica, por breve que sea, y procuraré serlo al máximo. Como es sabido, en la noche del 5 al 6 de marzo de 1939 el coronel Segismundo Casado, jefe del Ejército del Centro, se sublevó contra el Gobiemo de Juan Negrín al frente de un Consejo Nacional de Defensa que pese al nombre no podía ser sino un mecanismo de capitulación. Presidido nominalmente por el general José Miaja. entraron también en él Julián Besteiro, Wenceslao Carrillo y otros, no recuerdo sus nombres. En todo caso. la iniciativa casadista, en teoría encaminada a negociar con Franco una rendición honrosa —previa neutralización de Negrín y de los partidarios de resistir, comunistas sobre todo— tenía mucho de cainita y cobarde traición. Nada más lejos de mi ánimo, a estas alturas y en esta España democrática y de pacífica convivencia, que la más mínima pizca de partidismo y menos de sectarismo, pero tenia que decirlo.

Las fuerzas leales al Gobierno legítimo de la República se opusieron al golpe de Casado y salieron a combatirlo. La división de Ascanio jugó un papel central en los combates de Madrid. Fueron duros, y hacia el 8 de marzo las fuerzas del Consejo se encontraban en graves dificultades en el centro de la capital. Sin embargo, después del "putch" el Gobierno de la República ya no creía viable la defensa militar de ésta, y ese mismo día salía camino del exilio. Ello debió afectar a la moral de la tropa de las unidades mandadas por comunistas, y la situación en Madrid se estancó. Al final, la lucha quedó desequilibrada al sumarse a los casadistas las fuerzas del cuerpo de ejército al mando del anarquista Cipriano Mera, llegadas desde el frente de Guadalajara. Al quedarse sólos, entre dos fuegos, y con la conciencia tranquila al haber hecho todo lo que se podía, las unidades leales llegaron a una especie de acuerdo-rendición con los golpistas el 12 de marzo, comprometiéndose Casado a que no habría represalias. Pese a las promesas, los casadistas fusilaron al jefe militar Barceló y al comisario Conesa, y encarcelaron a millares de combatientes. Ascanio, Girón, Mesón, mi hermano y otros protagonistas de aquellos combates en Madrid quedaron en poder del Consejo de Defensa.

Entre el fin de esos combates y la entrada de las tropas de Franco en Madrid el 28 de marzo, en el territorio todavía no ocupado por el bando franquista reinaba la confusión y el desconcierto, que se podían haber aprovechado para asaltar la cárcel y rescatar a estos hombres. Aún se disponía de fuerzas, y de militantes osados dispuestos a intentarlo; por diversas causas, no se llegó a hacer. La gran canallada —no se puede calificar de otra forma— se perpetró, sin embargo, más adelante. Al entrar en Madrid los franquistas. se les entregó la cárcel con estos comunistas dentro. No se sabe —yo no lo sé— quiénes concretamente de entre los casadistas fueron los autores de la infamia, ni qué fue de ellos después.

Siguieron dos años en las cárceles franquistas. Mucho tiempo después me habló de mi hermano y sus companeros, con quienes coincidió en alguna cárcel en aquellos años terribles, Melquisidez Rodrlguez Chaos (de los más jóvenes combatientes republicanos, es autor del libro "24 años en la cárcel"). Al final, un consejo de guerra les condenó a muerte. Sólo eran culpables de ser comunistas y de haber combatido hasta el final contra el fascismo, la reacción y el oscurantismo, por la legalidad republicana y por la libertad; en definitiva, por la dignidad humana. Lo habían hecho los tres años de la guerra civil, en el frente de de batalla. Mi hermano había sido herido más de una vez en el frente de Madrid. Todos eran hombres rectos, idealistas y abnegados.

Sus familias hicieron desesperadas gestiones para salvarles. Se recogieron firmas en Madrid (casi todos ellos eran de allí) a favor de que se les conmutara la condena a muerte. Se juntaron muchas, algunas incluso de personas simpatizantes del otro bando; se les conocía como a buenas personas, además de, o "aunque", comunistas. Las doce personas fueron fusiladas, y están enterradas en las dos tumbas que dije al principio. Las lápidas con el tiempo han sufrido un lógico deterioro. Están como un poco hundidas, y los nombres se leen con dificultad. Estamos gestionando, la hija de Raimundo Calvo (Luz Calvo tenia cinco anos cuando fusilaron a su padre) y yo, el sustituirlas por otras más resistentes. Además de ella, hasta ahora sólo hemos podido localizar a Eladio Ascanio. Es sobrino de Guillermo Ascanio y vive en las Canarias.

Nos ha alegrado mucho la creación de esta Comisión Interministerial y el que Usted la presida. También que el Presidente del Gobierno tenga una especial sensibilidad para estos temas. ¿Qué es lo que queremos conseguir? Dos cosas:

1) Que este caso sea difundido todo lo ampliamente que se pueda. En el informe que se preve que elabore la Comisión Interministerial, desde luego. Y también en los medios de comunicación. Agradeceríamos que el Gobierno, en su persona, utilizara su prestigio e influencia para ello; la causa es noble. Esa notoriedad podría propiciar que surgieran más familiares que los que hemos encontrado hasta ahora. Lo más importante, con todo, es que estos héroes se merecen que la actual y las futuras generaciones de españoles conozcan sus nombres. Son éstos (en el orden en que están escritos en las lápidas del cementerio): DOMINGO GIRÓN GARCÍA, GUILLERMO ASCANIO MORENO, MANUEL BARES LlÉBONA, GERMÁN PAREDES GARCÍA, JOSÉ SUÁREZ MONTERO, ELADIO LÓPEZ POVEDA, GODOFREDO LABARCA CARBALLO, FEDERICO MANZANO GABANTE, EUGENIO MESÓN GOMEZ, PEDRO SÁNCHEZ VÁZQUEZ, RAIMUNDO CALVO MORENO, FERNANDO BARAHONA PÉREZ.

2) Que en el cementerio se ponga, al lado de las tumbas, un monolito, fácilmente visible al pasar cerca, con esta inscripción: AQUÍ REPOSAN LOS RESTOS DE DOCE JÓVENES COMUNISTAS, COMBATIENTES DEL ÉJERCITO DE LA REPÚBLICA Y DE LOS ÚLTIMOS DEFENSORES DE MADRID EN LA GUERRA CIVIL DE 1936 -1939, FUSILADOS POR EL FRANQUISMO EL 3 DE JULIO DE 1941. Es un gran honor póstumo, y también es lo cierto y lo justo, humana e históricamente. Lo haríamos nosotros, pero preferimos y queremos una acción institucional, tan plural como se pueda.

Saludos cordiales. Muy atenta y respetuosamente,

Remedios Sánchez Vázquez.


Foro por la Memoria / asociacion.foroporlamemoria@yahoo.es / www.foroporlamemoria.es
© Todos los derechos reservados. 2006 - Foro por la Memoria
Resolución mínima recomendada de 800x600 px.